top of page
Buscar
  • Foto del escritorKarem Pantin

En la guerra y en el amor... pero ¿¿y la ética??

Pues si, en la guerra, en el amor y en el deporte podría decirse que todo se vale, pero puede haber una línea delgada entre se vale y me vale.


Huelga decir que los profesionales y sus entrenadores deben abstenerse de sustancias prohibidas, y eso incluye estar al día con la lista de la WADA (World Antidoping Agency), y evitar la salida fácil del "yo no sabía".


Increíblemente, en el mundo amateur también sucede y aunque es más difícil de detectar porque se hacen menos pruebas, es igual de condenable éticamente, ya sea que se gane o no.


En los más de diez años en el medio de las competencias amateur nos enteramos de actitudes antideportivas realmente difíciles de comprender. Desde golpes innecesarios en la natación, agresiones, sabotajes, faltas a los jueces, draft ilegal, colocarse en corrales que no corresponden, usar el número de otro atleta, cortar ruta, entre muchos otros. Tratándose del entorno amateur sí nos resultan increíbles, si bien la mayoría somos competitivos, debemos cumplir con reglas y prácticas deportivas establecidas y algunas que deben ser de sentido común.


En el mundo de los entrenadores también puede haber prácticas desleales que pueden resultar molestas y que rayan en el límite entre lo aceptable porque es un negocio y lo incorrecto o antiético.


Acercarse a equipos o a atletas para reclutarlos sin haberlo solicitado debe ser una de las prácticas más comunes del medio, pero que a nuestro ver no es lo más ético, porque una cosa es que el atleta decida cambiar de entrenador (es muy válido y común), y otra que un entrenador se dedique a reclutar atletas de otros equipos. No es correcto.


Como entrenadores usar sustancias prohibidas para nuestros atletas en la esperanza de que no se hagan pruebas antidoping es una práctica que no debería de suceder nunca. Sucede.


Animar a los atletas a realizar prácticas desleales o incitar a cualquier actitud antideportiva desde la voz del entrenador debería ser mal visto por todos, incluso por sus entrenados.


Por último, ya que el tema puede ser extenso, y aunque cada equipo se rige por sus reglas, el que debas tener cierto nivel para entrar a un equipo parece una práctica poco ética y discriminatoria.


Busca un entrenador que te vea no solo como un atleta, sino como un ser humano. Sé un ser humano antes que un atleta y practica el deporte limpio, porque el deporte es una de esas actividades humanas que debe servir para enaltecernos y nunca para avergonzarnos o sacar provecho de otros.

39 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Truco o verdad

No, no estoy hablando del Halloween, sino del trabajo del entrenador. Hace casi ocho años, cuando recién me inicié en esta hermosa labor de darle forma a los sueños, deseos y metas de los atletas que

¿A quién seguir?

Los seres humanos somos complejos por naturaleza, si le agregamos a esa complejidad ser atleta, obtenemos una - o varias - personalidades que pueden ir del soñador al controlador; del que quiere compr

Nada con Exceso

Supongo que todos conocemos ese concepto de que, aunque se trate de opciones consideradas sanas, si se hace con exceso perderá su beneficio. El concepto aplica para el deporte. Por qué decimos esto, p

Comments


Publicar: Blog2_Post
bottom of page