top of page
Buscar
  • Foto del escritorKarem Pantin

EL PODER DE LA MENTE

Hoy toca escribir sobre el poder de la mente, y no el poder de la mente que decreta y mágicamente cambia todo a nuestro alrededor. Es más bien el poder de la mente que nos transforma para cambiar paradigmas, para romper miedos y para demostrar que somos más que ideas impuestas. Es dar el primer paso para no solo creer en nosotros, sino saber que somos capaces del cambio a través del esfuerzo.


Hay muchas barreras autoimpuestas que nos impiden dar ese primer paso, y ahí es donde debemos emplear ese poder de la mente que nos debe convencer que no somos seres estáticos y tenemos una gran capacidad de adaptación y evolución, y si bien sí hay límites, casi nunca son los que nosotros establecemos ni los que otros determinan.


Algunos ejemplos que vienen a la mente:


“Soy muy lento/a” Eso no es impedimento para trabajar en series, fartlek, repeticiones y técnica para ganar velocidad, ya sea en la natación, el ciclismo o la carrera a pie. No te estanques en esa idea.


“Soy muy viejo/a” Debemos recordar que nos mediremos en grupos por categorías de edad y que competiremos con nuestros pares. Sí, tal vez algunos iniciaron hace unos años, pero eso no es pretexto para que tú no tomes la decisión de dar el primer paso; en algunos años tú serás el de la experiencia y otros serán los principiantes.


“No sé nadar” A menos que no tengas acceso a una alberca, no hay nada que te impida aprender mas que la mente. Hay que quitarnos esa pena de aprender aunque seamos adultos. Que no te importe lo que otros digan, en mí caso no hay más que un sentimiento de admiración por quien decide aprender algo nuevo sin importar el momento de la vida en el que se encuentra.


“Siempre me dejan en los ascensos” Nadie mejor que yo sabe de esa sensación. No eres bueno escalando ya sea en el segmento ciclista o en la carrera a pie, pues a trabajar en tus debilidades. Quién sabe ¡tal vez un día te encuentres participando en un evento extremo de mucho ascenso!


“Tengo una familia” Deja que tus hijos se adapten a tu vida. Entiendo la dificultad de ello y el gran apoyo que se necesita, pero si los involucras, les explicas y te acompañan, no solo te permitirán seguir con tus metas, les inculcarás disciplina. Sabrán que rendirse no es opción.


“No tengo dinero” Está bien, no estamos en los mejores momentos. Entonces encuentra alternativas, pero no renuncies. Calzarse unos tenis y ponerse unos shorts es sumamente económico. Trabajar técnica y fuerza puede hacerse en casa. Ya vendrán momentos mejores y sabrás que no te quedaste sentado a esperar que la situación cambiara.


"No tengo el físico" No intentes controlar lo que no se puede controlar y trabaja sobre aquello que puedes transformar.  


Como éstas, hay muchas barreras mentales que tristemente nos detienen de vivir, y aunque suene trillado, solo se vive una vez.


Romper éstas y otras barreras mentales nos lleva a lugares que alguna vez se veían lejanos e incluso imposibles. Si no eres capaz de romperlas te vas a perder de un mundo de aventuras, belleza, satisfacción, plenitud y hasta fracasos que te enseñarán más que cualquier triunfo.

No lo permitas, da el primer paso y aprende a no soltar.


Que no te detenga el miedo, hazlo con miedo y encontrarás muy gratas sorpresas.


43 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Truco o verdad

No, no estoy hablando del Halloween, sino del trabajo del entrenador. Hace casi ocho años, cuando recién me inicié en esta hermosa labor de darle forma a los sueños, deseos y metas de los atletas que

¿A quién seguir?

Los seres humanos somos complejos por naturaleza, si le agregamos a esa complejidad ser atleta, obtenemos una - o varias - personalidades que pueden ir del soñador al controlador; del que quiere compr

Nada con Exceso

Supongo que todos conocemos ese concepto de que, aunque se trate de opciones consideradas sanas, si se hace con exceso perderá su beneficio. El concepto aplica para el deporte. Por qué decimos esto, p

Kommentare


Publicar: Blog2_Post
bottom of page