top of page
Buscar
  • Foto del escritorKarem Pantin

¿Solo contra mí, o también contra mi competencia?

Por supuesto que entiendo la idea de competir contra uno mismo intentando mejorar las marcas de ayer y ser más fuerte que hace un año, pero ¿es suficiente? ¿no hay más competitividad?


En mi caso cada vez que voy a competir y si están disponibles, busco los listados de las atletas que están en mi categoría, identifico los nombres conocidos, las que son inalcanzables y pongo mi mira en las que me sirven para mejorar. Si el evento es de mucha relevancia para mí, incluso busco antecedentes deportivos de los nombres que no conozco. Después reviso mis tiempos y posición en la categoría del año anterior, si es que ya había participado en ese mismo evento, aunque sé que las condiciones pueden cambiar drásticamente de un año a otro. 


Hay quienes consideran invasivo que se revisen sus tiempos, pero no es más que una base de datos abierta que sirve para poder establecer parámetros de entrenamiento, similitudes y marcas a vencer, y con ello, mejorar como individuo.

Ya en competencia si veo una atleta de mi categoría (si es triatlón lo debe tener pintado en pierna y brazo) intento que no me rebase o bien intento rebasar. ¿Siempre se puede? ¿Siempre se debe? La respuesta es no. Por supuesto corres el riesgo de salir de tu propio plan de competencia, pero a veces necesitamos un toque al ego para salir de zonas de confort, porque incluso en competencia podemos entrar en zonas de confort y estancamiento. Tenemos que tener la consciencia suficiente para saber de los riesgos que corremos, ya que podríamos quemarnos antes de tiempo, pero también podría salir bien y servir para romper por mucho tus marcas personales.

 

Una vez finalizado el evento reviso la lista de mi categoría (no tiene caso medirme con quien no tiene mis mismas condiciones físicas de edad y género) y veo dónde perdí más tiempo que quien llegó antes, cuánto me aventajan en la natación, a cuánta velocidad rodaron, qué tan rápido bajaron a correr y el tiempo en las transiciones e intento trabajar en donde veo que tengo más debilidades que ellas. 


La mejora deportiva lleva a correr riesgos, retos, métodos y decisiones propias. Esta es mi perspectiva y como entrenadora no siempre la recomiendo porque hay distancias y situaciones en las que solo puedes pensar en tu propia competencia y debes dejar que cada quien haga la suya, pero personalmente incluso en esas siempre reviso de reojo la categoría de la atleta que me rebasa, simplemente no lo puedo evitar. 


Contra mí y contra ellas, en el sentido más sano de competitividad que el deporte amateur da. 



42 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Truco o verdad

No, no estoy hablando del Halloween, sino del trabajo del entrenador. Hace casi ocho años, cuando recién me inicié en esta hermosa labor de darle forma a los sueños, deseos y metas de los atletas que

¿A quién seguir?

Los seres humanos somos complejos por naturaleza, si le agregamos a esa complejidad ser atleta, obtenemos una - o varias - personalidades que pueden ir del soñador al controlador; del que quiere compr

Nada con Exceso

Supongo que todos conocemos ese concepto de que, aunque se trate de opciones consideradas sanas, si se hace con exceso perderá su beneficio. El concepto aplica para el deporte. Por qué decimos esto, p

Comments


Publicar: Blog2_Post
bottom of page